13 Sep 2019
septiembre 13, 2019

Refréscate con estilo

0 Comentarios
aire acondicionado; climatización; consejos

Es posible que en numerosas ocasiones nos hayamos planteado la posibilidad de instalar aire acondicionado en nuestra vivienda, sin terminar de decidirnos a instalarlo por la duda acerca de cómo quedará, ya sea por espacio o por estética. Es cierto que si tenemos el espacio limitado, o la decoración no acompañe con el aparato, no acabemos de decidir la mejor opción para que pase lo más desapercibido posible.

Si no tenemos la posibilidad de instalar aire acondicionado por conductos, ocultando la unidad interior normalmente en un falso techo de nuestro cuarto de baño, que es la mejor opción para que no se note la presencia de las máquinas, hay otras opciones para hacer “desaparecer” tanto la unidad interior como la unidad exterior.

Hay determinados fabricantes que ofrecen unidades interiores de diseño, ofreciendo amplia gama de colores y acabados, con el fin de acoplar el aparato al resto de la casa como un elemento más de decoración. Las opciones son muy variadas, consiguiendo un toque discreto y elegante para que no se note la presencia del aire acondicionado.

También se puede “camuflar” tapando con elementos decorativos el propio aparato. Esta opción se utiliza sobre todo en la unidad exterior, ya que a menudo van colocadas en terrazas o en el suelo, y quedan antiestéticas junto al resto de elementos. También se utiliza en las unidades interiores tapando el split, para que no se detecte su presencia. En este tipo de solución, hay que tener en cuenta los materiales a utilizar para cubrir el equipo, dejando espacios sin cerrarlo para que la máquina pueda trabajar correctamente. Esta opción, además, sirve para proteger la unidad exterior de las inclemencias del tiempo, por lo que cumple una doble función.

En Aircal estamos a su disposición para ayudarle y asesorarle tanto técnica como estéticamente para que las instalaciones se incorporen al hogar, oficina, etc, sin tener un impacto negativo en la estética.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *